Space Invaders

Historia Space Invaders

Análisis Space Invaders

Curiosidades

Taito y Space Invaders

S. Invaders Anniversary

Historia S. I. Pinball

Artista de S. I. Pinball

Arte Space Invaders

Descargar Juego

Jugar Online

Competición Online

Pac Man

 

Space Invaders: Space Invaders Anniversary

 


Space Invaders anniversary, toda la información acerca de este nuvo juego que salió para PSP en el que conmemora todas las versiones de Space Invaders, dándole vida nuevamente. Información de Space Invaders Anniversary.

En 1978 el gobierno japonés se vio obligado a tomar una iniciativa en materia monetaria que no tenía precedentes. La moneda nacional de 100 yenes escaseaba, y fue necesario aumentar su producción para recuperar su utilidad y permitir que sus ciudadanos siguieran con su vida cotidiana. Vida normal que por aquel entonces consistía, entre otras vulgares ocupaciones, en armarse de varias monedas de 100 yenes y dejarlas en el receptáculo metálico de las coin-op de Space Invaders que comenzaban a extenderse por todo el país. Vida normal que se logró cuadriplicando la producción de su moneda.

El éxito imparable pronto cruzó los océanos para llegar a Estados Unidos. Los datos arrolladores de éxito no dejaron fríos a nadie, ni a los nuevos adictos que cambiaban sólo yenes por céntimos de dólar, ni a los rancios conservadores que en su permanente lucha farisaica por acabar con la diversión hicieron lo posible por prohibir el juego. Hasta que la Corte Suprema puso las cosas en su sitio.

Como resultado de todo aquello, más de 600.000 máquinas arcade de aquella versión fueron vendidas alrededor del mundo, en tanto varias salas recreativas estuvieron instaladas de forma exclusiva con este título durante meses.
Concebido originalmente ajeno al fenómeno invasor espacial –los enemigos iban a ser humanos- la mayor corrección política que se traduciría en mayor aceptación provocó el cambio por las figuras de las naves. No obstante, el concepto de juego sería el padre de muchos otros programas posteriores en que con avances de scroll vertical y cambios de protagonista se llegaría a los de la escuela Commando, donde un impertérrito guerrero se enfrentaba sólo a cientos de enemigos armados hasta las cejas.

A pesar de que su fama debería obviar la descripción del modus operandi, describámoslo en tono de recuerdo rápido: manada de naves avanzan en descenso vertical –siempre tras completar un movimiento en línea horizontal-, hacia una base con que defender tierra moviendo lateralmente y disparando misiles hacia el cielo. La existencia de 3 vidas por partida, se hace inútil si los enemigos alcanzan la tierra. Y las últimas naves supervivientes, avanzan hacia ella a una velocidad endiablada.

La forma con la que los títulos más clásicos se enfrentan a la prueba del tiempo ofrece un balance desigual. Especialmente en los más primitivos, que si fueron verdaderamente buenos aún presentan algún aliciente, pero en que éste se acaba más bien pronto ya que las limitaciones del momento presentaban un modo de juego que explotaba toda la potencia de la máquina limitándose posteriormente a a aumentar la complejidad de la forma más mecánica.
Es por ello que si bien por historia, nostalgia o curiosidad se vuelve a probar a matar marcianos, las primeras partidas y las primeras pantallas tienen un interés intemporal. No obstante, al contrario que en otros títulos venideros en que se ganaba en profundidad y la curva de dificultad y avance se alargaba, aquí el recorrido no ofrece demasiada longitud y muy pronto todo se vuelve recurrente.

Como forma de contrarrestar esta posible traba, éste Space Invaders Anniversary se centra en su función de culto para aglutinar a un conjunto de variadas versiones y les añade un escenario virtual de museo recreativo con que elegir partida. Desde él podemos a acceder a un repertorio donde sobre lo básico cabría destacar un curioso modo a dos jugadores , y la versión 3D, que a pesar de despertar algo interés con su diseño tipo “Tron” (recuerda a la forma de plantear el Tetris de Blockout) no ha dejado especialmente satisfecho al indolente autor del matamarcianos, Nishikado-san.

Y ahí termina el añadido, probablemente porque toda actualización a pleno rendimiento habría ido dirigida a la explotación que antes comentábamos de Nemesis/R-type y que se ha abandonado, y que además quedaría como algo demasiado lejano al minimalista Space Invaders. Una pieza de museo para el coleccionismo, ejemplificadora de la jugabilidad sometida a los recursos mínimos.